Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Un Poemilla de Amor para un día de Primavera

Imagen
Si caminas junto a mí, ellos no entienden, que después de tantos años tengamos todavía a donde ir juntos. Si vas un paso atrás no nos comprenden, menosprecian tu gesto en cobardía, sin saber que me cubres la espalda con tu cuerpo. Si vas delante de mí, abriendo el paso, liberando el camino de las sombras, no adivinan que así tu me proteges, no intentes explicar, no nos comprenden, no saben de nosotros, sólo es eso. Cómo van a entender que dos personas puedan ser una y a la vez el mundo, Que nos bastamos y sobramos juntos Que todos se nos antoja decorado, de una obra de amor de actos y actos, que cada amanecer representamos. No saben de guirnaldas ni de barro, de lo hermoso o lo triste que vivimos. De las grandes murallas que sorteamos, ni las veces que perdimos el camino. No intentes explicar, no nos conocen, no entienden el amor fuera del cuerpo. Cuando los pasos y la piel se agrietan, cuando resurge en la mirada el sueño. No somos como ellos, mi viejito, tu y yo supimos del amor eterno.

El misterio del jueves privado.

Era algo privado, eso saltaba a la vista. Era como esas palabras que se dicen pero no se acaban de decir, como algo que se conoce pero no se comparte, un verdadero misterio dentro de la casa.
Mi madre y mi tía tomaban café en la cocina. Recuerdo la mesa grande de madera, el olor del guiso ya hirbiendo desde la mañana, la calidez del sol filtrándose entre las cortinas estampadas de manzanas verdes y plátanos amarillos sin pintitas. Todo está dibujado en mi memoria.
Ellas riendo porque una había dicho la frase del eclipse: "Es que hoy es jueves" , "ni hablar, el jueves fue ayer" , todo entre risas. Y yo contando y recontando los días de la semana porque estaba convencida de que era lunes, que el día anterior fue domingo y al siguiente sería miércoles. Era verdaderamente desesperante, como descubrir que el mundo rodaba sin tí, que el tiempo llevaba otro ritmo y que eras incapaz de seguirlo.
Creo que en esos días se fraguaron muchas de mis inseguridades. Probablemente…

CUENTO DE UNA NOCHE DE VIERNES.

Creo que eran más de las diez de la noche cuando encontré a mi padre trabajando en su taller de restauración. No es que sea restaurador, no, mi padre es pintor de brocha gorda pero como dice mi madre, "se da arte" con esto de sacarle la edad a los muebles viejos o desechados.
Aún no le ha dado por rastrear en los mercadillos o buscar lo que la gente tira, todo llegará, aunque tiene, eso sí, la habilidad de dar con ellos como si tuviera un radar orientado. En cada proyecto de obra y pintura que acomete, consigue algún mueble para restaurar, un trabajillo extra para el fin de semana con el consiguiente disgusto de mi madre, que no encuentra el momento libre adecuado para hacer el ansiado viaje al Caribe, que se llevan prometiendo toda la vida.
En ello estaba cuando llegué para mi cena familiar semanal, no con el sueño del viaje al Caribe sino con la realidad de una preciosa cama victoriana entre las manos.
- Pero ¿quién te ha dado eso?- Le pregunté.
- ¿Puedes creerlo? El hotel qu…

Relato: Abandono, una paranoia de sábado.

ABANDONO:
Todas la noches se acostaba con la sensación de que sería la última y cada mañana se levantaba con la intención de suicidarse. No era un hombre infeliz, su vida era una sucesión de días anodinos que terminaban con la esperanza nocturna de no volver a levantarse. Vivía solo desde que Carmen se marchó con el mismo entusiasmo con el que se instaló en su casa una mañana de resaca.
Encontró sin duda a alguien mas divertido con quien beber las noches de los sábados, o eso dijeron,  y mudaron sus pertenencias a otro sitio.
Se llevaron también la tortuga, el único dinosaurio milenario tan acostumbrado a sobrevivir, que podía incluso aguantar semanas sin comer rodeado de agua sucia y olvido. Desde entonces sólo mirar la ventana de enfrente le causaba alguna especie de felicidad velada. Ver a la vecina regar las plantas en camisón y adivinar sus movimientos tras los visillos representaba para Manuel un aliciente morboso en aquel vivir sin causa, en que se había convertido su existenc…

DE LUNES, BIENVENIDA A ESPAÑA, LA TIERRA.

Imagen
EL LUNES COMIENZA CON UNA RETENCIÓN DE ESAS QUE TE HACEN TOMARLE CARIÑO AL CONDUCTOR DE DELANTE. EL DÍA LO INTENTA, TE RECIBE CON SOL Y UN AIRECILLO APETECIBLE SI FUERA DOMINGO Y ESTUVIÉRAMOS EN EL CAMPO.
UN MILLON DE PARADOS MAYORES DE 45 AÑOS TEME DESPERTARSE PARA VIVIR OTRO DÍA DE DESASOSIEGO. PERO NUESTROS SINDICATOS HOY SÍ PROTESTAN, AUNQUE ES SÓLO PORQUE SE FILTRARON LAS CIFRAS DEL PARO ANTES DE TIEMPO.
HAY UNA OFERTA DE AUXILIAR EN LA QUE EL REQUISITO MÍNIMO ES SER DIPLOMADO, NO ES LA ÚNICA. ME DIVIERTE Y ME APENA LA OFERTA DE AYUDANTE DE FRUTERO CON INGLÉS ALTO PARA UN PUEBLO DE DOS MIL HABITANTES. VA A PASAR ESTE LUNES COMO TANTOS OTROS, ESA ES LA BUENA NOTICIA. LA MALA TAMBIÉN. ADORO MI PAÍS.
18:25:49 . 03 Mayo 2010

RESIGNACIÓN MARCIANA, DE MARTES.

Imagen
Sin sentido figurado o desfigurado, seguimos con paso lento y casi tumbado, nada que ver con el "tumbao" caribeño por cierto, sin ganas de empezar algo porque no hay por donde terminar.
Se nos transfigura tanto la persona que somos más agresivos que nunca al volante. Despiertas a bocinazos y malos gestos en las mañanas maravillosas de la primavera, que hace lo que puede con el entorno, intentando que se nos contagie un brote de esperanza.
Tenemos veinte mil parados menos dice triunfalista el telediario. Me pregunto de dónde serán, en mi barrio los coches siguen aparcados a las diez de la mañana.
Aún así vamos a colaborar con el resurgimiento de los paises con verdaderos problemas económicos, eso sí. Mis dirigentes se reunen para tratar el tema de la ayuda a Grecia y no dejan de repetir que no es el suyo nuestro caso. Son tran creibles que hoy la bolsa ha caído varios puntos por el miedo al contagio.
Me pregunto si será otra epidemia como esa de la gripe A, tan voraz que iba …

MIERCOLES DE MIERDA.

Imagen
Recuerdo que hubo un lunes de fiesta. No puedo poner en pie de qué festividad se trataba pero hubo un puente y la semana empezó el martes.
En un mundo tan programado como es el de un niño de cuatro años, mi hija tenía bien definidas sus prioridades y obligaciones:
Un cuadrante pegado al frigorífico con imanes nos decía qué había que llevar de desayuno cada día de la semana. Lunes: galletas o bizcocho casero, Martes: bocadillo, Miércoles: fruta, Jueves: Lacteos, Viernes: lo que más le haya gustado.
Otra hojilla repartida a primero de curso nos avisaba de que el miércoles debía llevar ropa deportiva con calzado de velcro para la gimnasia y la sicomotricidad.
Una octavilla por trimestre, coincidiendo con el cambio de estación, nos recordaba la necesidad de revisar las cabezas de los niños por los riesgos de visitantes.
Todo estaba organizado y milimétricamente previsto. Lógicamente porque para los niños los hábitos son el aprendizaje y la costumbre, la seguridad.

Si hasta ahí yo lo ent…

PUES NO, YO NO SOY ROCIERA.

Imagen
Hace más de dos meses que en la puerta de mis vecinos hay aparcado un carromato que día a día se ha ido convirtiendo en carreta rociera. Dadas las dimensiones del artefacto a ruedas hemos perdido en la calle seis aparcamientos.
Cada tarde al llegar a casa tengo que jugar al tetris para acoplar mi utilitario no demasiado lejos de mi casa, con idea de no parecer un burro con alforjas acarreando la compra desde cien metros de distancia. Acabo agotada de cargar y descargar y encima tengo que aguantar la cara larga de mi vecina porque le he aparcado en su puerta y, cuando llegue su hijo, será él el que tenga que jugar al tetris con su coche. Pero no pasa nada, todo sea por el Rocío.

Ayer y hoy han sido festivos para los niños, no ha habido colegio en el pueblo donde estudian porque salen las carretas de Rocío. Durante toda la mañana y hasta pasadas las seis de la tarde un bombardeo de cohetes ha amenizado los cielos de mi pueblo, que, aunque no tiene su salida de carretas hoy, es lugar de …

RECUERDOS DE BARRIO ALEGRE.

Imagen
AQUELLA VECINA.



En mi barrio no hace falta que suene el despertador, en realidad no hace falta si quiera tener reloj, porque todo momento tiene marcado un acontecimiento.
Hoy es martes, no necesito mirar el almanaque para saberlo.
A las 8 de la mañana oigo la voz de mi vecina en el portal. Y qué si vivo en un tercero, ella tiene voz para llegar a mi habitación, salir por la ventana y despertar al resto de terceros que se comunican por el ojo de patio. Yo creo que es capaz de llegar con su voz hasta el ayuntamiento. Tiene una voz tan libre y voladora que se eleva por los cielos y cimbrea los oídos del astronauta ese americano que está arreglando no se qué piececita desprendida de la nave.
- ¡Yo me viá cagá en los muertos y en la puta madre del dueño de los perritos!

Indudablemente, hoy es martes. Los martes mi vecina limpia las escalera del bloque de enfrente y por ende todo el callejón. Porque para limpia, mi vecina.
Ella limpia con lejía hasta las pinzas de tender la ropa, una ve…

UN ALTO PARA EL PENSAMIENTO, REFLEXIONES.

Imagen
Nunca deja de sorprenderme la condición humana.
Somos capaces de los gestos más loables como a la vez y casi hasta al mismo tiempo, de los más bajos o soeces.
Hay quien teme la soledad con tanta intensidad que, para no sentirse solo, se presta hasta límites insospechados a juegos de sibuaneo (palabra de mi cosecha resultante del conocido “si, buana”) que lo reducen a la mínima expresión de la dignidad.
Hay quien, por la necesidad de estar en la cresta de la ola, pasa por encima de todo y de todos olvidando hasta el menor sentido de la decencia, el agradecimiento, la amistad o la fidelidad a uno mismo y sigue los cantares de las sirenas que más gritan, suponiendo que por ello serán las más escuchadas.
He llegado a un momento en mi vida en el que me cuesta catalogarme. Me siento tan libre en mi gama de colores entre el blanco y el negro que disfruto enormemente de mi condición de ser pensante e incluso escribiente sin necesidad del reconocimiento de las masas, sólo con mi propio convencim…

LA FAMILIA, RAICES DEL CORAZÓN.

Imagen
Son como barquitas de una mar llena de corrientes, cada una navegando en una dirección, arrastradas por múltiples tareas de vida. Viven alejadas unas de otras, remando en direcciones contrarias o compartidas, a millas de distancia o rozándose la proa con la popa hasta arañar el cascarón.

Si las ves juntas, miles de estrellas de colores te anuncian que son felices de encontrarse. Una ruidosa algarabía te transportará hasta días de niñez y felicidad, de gamberradas y risas, de trastos y pan con aceite.

Nadie puede evitar que se les salte la pintura, que sus anclas se oxiden, que se destiñan sus nombres grabados sobre madera que ya va siendo vieja y quebradiza. Nadie evitará que el navegar juntas les produzca algún arañazo de tan cercanas, ni que alguno sea más grieta que rozadura, siempre se dijo que el roce produce chispas y las chispas fuego, pero también es verdad que el fuego purifica.

De vez en cuando el encuentro se hace inevitable. Una alegría, una pena, un nacimiento, una desped…

PERSIGUIENDO HORMIGAS: OTRO INVIERNO LLUVIOSO.

Imagen
Me he llevado todo el verano persiguiendo hormigas. No sabía que pudieran haber tantas, que hubiera tantos frentes atacando la intimidad de mi hogar. Durante todo el invierno no se ven y una fantasea con la idea de que vive sola con su familia, sin molestos invasores que quieren compartir tu espacio y aniquilar tu tranquilidad. De acuerdo, creo en la existencia de los ácaros porque soy una persona de fe, no porque los haya visto y porque alguna vez estornudo al airear las mantas o las alfombras. Pero lo de las hormigas ciertamente es un misterio.
De un día a otro aparecen en la cocina, en el salón, en el dormitorio, como un reguero de motas, como pespunte negro en traje blanco, como caravana en el desierto. Te armas de insecticida haciendo caso omiso del calentamiento global y atacas sin piedad. Aparecen más, las primas, las tías del pueblo, las amigas de la infancia de todas y cada una a las que arrasaste con el soplido maldito de veneno pulverizado. Vuelves al supermercado y te ag…

LA GENERACION DEL DESENGAÑO.

Imagen
Es posible que estemos viviendo los últimos momentos de muchas condiciones. Nuestra condición de clase media emprendedora vive sus últimos instantes.
La condición de padre de familia, pilar de la casa y muro de contención ante los vaivenes de la vida, también se tambalea.Se muere el estado de bienestar. Se apaga lentamente la sensación de seguridad que se adivinaba con cada amanecer, cuando los hombre y mujeres salían a la calle a buscarse la vida con el convencimiento de que, al terminar el día, se habrían ganado el pan de su casa.Hoy siguen levantándose al alba para engordar las filas en la oficina de empleo. Hay días que desde la esquina se distingue el reguero de paraguas como negro augurio de lo que siempre se está avecinando y nunca termina de explotar. Hoy los más aventajados aún conservan empleos tambaleantes en los que aguantan bajadas de sueldos y cobros que se juntan mes tras mes, porque al pobre empresario no le pagan.El miedo ante la elección de eso o nada, los mantiene …