Qué somos en realidad

A través de los mensaje que el entorno nos envía llegamos a la conclusión de que somos un todo, relativizado por las decisiones que con más o menos acierto tomamos. Somos lo que comemos, somos lo que vestimos, somos lo que votamos, somos lo que compramos, somos en definitiva lo que los demás ven en nosotros.

Esa forma de determinar qué cosa somos y en qué podemos convertirnos es la manera más superflua de agrupar al ser humano en géneros neutros sin identidad. No me imagino siendo una loncha de jamón o una camisa de un gran almacén, entre otras cosas porque no siempre como jamón y no siempre me gusta un tipo de moda concreto y la que me gusta no siempre puedo comprarla. Es imposible que alguien sea lo que coma o lo que vista, a no ser que existan adjetivos como: dietomediterráneo, proteínico o jamónico (de york o serrano).
Tampoco entiendo que existan personas corteinglés, gente carrefour o generación mercadillo. No me cuadra.

Ni quisiera yo que se me conociera por lo que voto, triste de mí, tendría más nombres que las de sangre real si se contaran las veces que he cambiado de pensamiento, obra y omisión. Teniendo en cuenta que estoy en mi derecho y que nada de lo que se me ofrece me convence, ni del todo ni por mucho más de dos años, es lo más lógico y lo menos traumático de los sacrificios que una se ve obligada a hacer por su país.


Pero volviendo al tema, ¿por qué ese interés en catalogar al ser humano en grupos potenciales de consumidores de lo que sea? ¿Por qué esa necesidad de aborregarnos por categorías, de agruparnos en semejantes sengún nuestros hábitos o acontecimientos? ¿No han notado aún que el ser humano es único e irrepetible? ¿Que lo que a mí puede parecer que me da la felicidad a tí puede hacerte la persona más desgraciada?

 Es necesario que reivindiquemos nuestra individualidad creativa. No para evadirnos del mundo, no para aislarnos de los demás, sino para completar una creación rica y variada de la que se puede aprender siempre, de la que siempre puede esperarse algo nuevo, algo que nos defina como seres diferentes que componen un universo único por su diversidad y múltiple por su singularidad.
   
                                    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué significa el color que elijo para mi casa.

PERSIGUIENDO HORMIGAS: OTRO INVIERNO LLUVIOSO.

Las 50 sombras de Grey. Crónica de un éxito.