Carnavales a la vuelta de la esquina: Carmona

Apenas nos terminamos de comer los mantecados y ya estamos pensando en una nueva fiesta. Pensar y esperar a la siguiente fiesta es la mejor manera de soportar un día a día monótono o aciago, donde nunca pasa nada interesante.
Así las cosas, nuestra mente, libre y etérea donde las haya, se plantea la nueva celebración de carnavales como el fin a una carrera de fondo en lucha constante por alcanzar el tiempo que nos puede.
No es esta parte de mi tierra muy dada a los carnavales, quizás la tradición Mariana hace que después de las navidades el sevillano sólo pueda pensar en Semana Santa, pero que existen doy fe y que en pueblos de la provincia son importantes fiestas populares, es un hecho contrastable.
Carnavales como los de Carmona son una realidad tan sevillana como la Feria o El Rocío. Una explosión de alegría, arte y creatividad que impregna cada rincón de la ciudad romana y hace el deleite del visitante, que se siente acogido y parte integrante de la histórica celebración.


Comparsas y chirigotas amenizan las calles de Carmona y se dan cita en el Teatro El Cerezo en un concurso que en nada desmerece al gaditano. Visitar Carmona en Carnaval es una delicia para los sentidos: regalo de colores para los ojos, sonrisa permanente en sus cuplés y popurrís, melodía y voces de sorprendente calidad y fiesta, mucha fiesta precedente al recogimiento de una Semana Santa incomparable.
Invito al amigo lector a profundizar más en la historia de este Carnaval sin par, accediendo al siguiente artículo y a vivir el Carnaval de Carmona, visitando la ciudad el próximo Febrero.

http://isabel-jimenez-salas.suite101.net/carmona-ciudad-neolitica-romana-y-carnavalera-a39822

Comentarios

  1. Pues qué buena pinta tiene ese carnaval. Y no es nada conocido. Gracias por compartirlo con otros "carnavaleros". :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

YA NUNCA MÁS

Qué significa el color que elijo para mi casa.

PERSIGUIENDO HORMIGAS: OTRO INVIERNO LLUVIOSO.