Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Hoy es el día de los enamorados

Imagen
Oh el amor, el amor. Decir que es un estado de constante y bobalicona felicidad sería muy poco romántico. Aunque aceptar definiciones como esa de que amar es no tener que decir nunca lo siento, queda como ilusa y demasiado naif. El que ama, ama porque sabe decir lo siento y reconocer que no ha pensado en el otro a la hora de hablar y actuar. Hay que amar mucho para reconocerse imperfecto, hay que estar muy enamorado para decir lo siento aún sabiendo que se ha obrado con rectitud. No hablamos de sacrificios anti-sistema, que ya no se lleva eso de dejarse la vida por hacer feliz a otro, hablaríamos en otro todo caso de amor incondicional y eso está mal visto en nuestra sociedad.

Amar como mucho es compartir, siempre que te sobre. Amar es hacer sonreír al otro, siempre que nos hayamos levantado de buen humor.  Amar es entregarse sin reservas (ahí no haré comentarios porque se presta a múltiples interpretaciones dependiendo de que lo lea un hombre o una mujer). Amar es decir “te quiero” y de…

El Rey Momo, el dios del Carnaval.

Imagen
El dios Momo era un personaje de la mitología griega, un dios menos, burlón y de carácter irónico que se divertía burlándose de los demás dioses, tan serios y guerreros ellos, llenos de amoríos e hijos naturales y mitológicos.


Era el dios Momo como un bufón, un cachondo mental que le diríamos en estos tiempos, de esos que cuando empiezan con la guasa tonta, le entran a uno ganas de tirarle lo primero que pilla a la cabeza. Su diversión máxima era carcajearse de los demás, buscarle los defectos más o menos visibles y soltar la gracia del día a costa de los complejos de los demás, a ser posible, con público presente, que da más coraje.



Aunque parezca un defecto muy humano, era un defecto divinísimo, de las divinidades griegas claro, que en sus tiempos eran divinos de la muerte. O eso creían ellos hasta toparse con él, porque el tal Momo se burlaba de Hefesto por no haber creado en el hombre algún artilugio mediante el cual pudiera saberse si era o no sincero y eso, hay que reconocerlo,  h…

Carnavales de España: El Endroido gallego.

Imagen
Si algo caracteriza a España es su diversidad de expresiones culturales. Cada región, cada ciudad, tiene una forma distinta de expresar sus sentimientos y creencias, lo que le aporta al país una riqueza enorme, que el extranjero no puede por más que admirar.

Si en el mes de febrero la cultura popular celebra los carnavales como reminiscencia de una cultura clásica y loa a la recogida de la cosecha, estos no tienen un único modo o manera de expresarse y cada lugar tiene su propia identidad para hacerlo. Encontrarse con una disparidad tan rica y extraordinaria, hace que cada visitante sienta que ha sido transportado a un país distinto y aún sin salir de las fronteras de la península, el viaje en el tiempo está garantizado.



Descubrir el carnaval de Galicia es algo sorprendente. No tiene nada que ver con los carnavales del sur, ni de España ni del mundo. Son unos carnavales con un arraigo importante en la cultura celta, con unos personajes tan originales y seductores, que crean un interés c…