Mi viaje a Cuba II : En carretera.


Mientras viajo en el asiento posterior del coche de alquiler, paso la mirada por las gentes que esperan en la cuneta.
 Me llama la atención las muchachas que se ofrecen a pie de carretera, algunas parecen no tener más edad que mis hijas.
 En el avión que me llevó a La Habana viajé justo detrás de cinco hombres. Iban solos, creo que por pura lógica, porque eran feos como pegarle a un padre: De mediana edad, tal vez cultos o con estudios universitarios por la conversación que pude ir escuchando. Vestían unas horribles camisas “tropicales” que yo no veía desde que pusieron por televisión española la serie de Corrupción en Miami. Sentía vergüenza ajena tan sólo de pensar que fueran el ejemplo del turismo sexual del que tanto se habla en relación a Cuba.
También viajaban cuatro chicas solas en ese vuelo, puestos a pensar mal, también la liberación de la mujer ha podido degenerar en esos términos. Claro que ellas no eran tan feas, aunque sí desinhibidas y escandalosas. Siempre suele salir ganando el hombre, sea cual sea el tema a tratar.

Esta foto es de www.desdelahabana.net, yo por respeto, no tomé ninguna.



Durante las largas horas de viaje me da tiempo a observarlo todo despacio. Las palmeras parecen rasuradas a base de aterrizajes mal calculados de avionetas. Alguien nos contó la historia de un cargo de la aviación cubana que se escapó en avioneta y luego tuvo los “cojones” de volver a por su familia también en avión. Es un héroe nacional de los que no hay cartel promocional.
Cada cien metros un cartel tipo pancarta dice algo propagandístico o hace predicciones como: Nuestros héroes volverán o los hijos harán lo que te vean hacer. Tendrá intención de ser muy efectivo pero me doy cuenta de que los únicos que nos fijamos somos los turistas, y no todos. La gente pasa por el lado sin mirarlos, como si fuera uno más de los árboles del paisaje. La sicología parece ser un arma de destrucción masiva en este país.


Cada aproximadamente treinta kilómetros hay una vía sin barrera y sin señal previa, tan solo un “pare” junto a las dos aspas cruzadas, ni más luces ni más señal de peligro. Eso sí, junto al “pare” (o señal de stop) un motorista que te multa con una eficacia absoluta si no te paras.
Existen también puntos de recogida, donde se acumula tal cantidad de personas que si les diera por protestar en mi ciudad serían una gran manifestación.
En los puntos de recogida tienen obligación de parar todos los vehículos con matrícula cubana para transportar a los que esperan. Los transportan, no me he equivocado de verbo, los montan de cualquier forma en el vehículo que sea y hasta que quepan, como si fueran cualquier carga, sin medidas de seguridad ni comodidad alguna. Me sentí ridícula con mi cinturón puesto en el asiento de atrás del coche de alquiler.


Dicen que las cosas ahora están mejor porque en los puntos de recogida han puesto casetillas de parada para que se  protejan del frío o del agua los que esperan, aunque allí no caben ni la mitad y los ves desparramados por todo el borde de la carretera, poniéndose en peligro mientras les llega el turno.
También han puesto a personal del gobierno para que obliguen a parar a los vehículos. Los llaman “los amarillos” porque visten un uniforme de un tono ocre descolorido y llevan una carpetilla para apuntar.
En Cuba se apunta todo: Las pizzas que pides, las botellas de cerveza, las rutas de taxi, todos los cubanos llevan una pequeña contabilidad en sus carpetas y se llevan todo el día contando y recontando pesos.


Hay gasolineras para turistas y gasolineras para cubanos, restaurantes para turistas y dispensarios de comida para los cubanos, todo está dividido en peso cubano y divisas. Lo raro es que cosas tan básicas como el gel de baño, el champú o el papel higiénico se vendan en divisas, a precios europeos.
Un cubano tiene que llevarse medio mes sin comer para poder pagar un champú anti-caspa o un gel de baño y ducha. En su lugar existen unas pastillas de jabón blanco que parecen mantequilla y que no huelen a nada ni hacen espuma.
Debe ser muy triste para una mujer no poderse comprar una barra de labios o una crema de manos. En ninguna casa de las que visité había mujeres maquilladas. Pero sí pude comprobar la entrañable transparencia del papel higiénico, donde tenían la suerte de poderlo usar, en lugar del papel de periódico.


Me pareció del todo extraño que en un sitio donde la madera y los muebles son de una calidad extraordinaria en cualquier vivienda, sea un lujo tan exagerado el tener un paquete de clínex en el bolso. Hay cosas que en mi mente europea no tienen sentido de ser. Lo más elemental de la higiene o la primera necesidad se convierte en privilegio para unos pocos, para esos que tienen la suerte de tener desmembrada la familia y reciben ayuda desde fuera.




                                                                          ... continúa …

Comentarios

  1. Hace tiempo que no estoy en Cuba, pero hace unos años, no existía ningún tipo de escasez....para los turistas. La barra del Hotel Nacional se encontraba bien surtida, la comida en La Maison o en Tocodoro era abundante y buenísima; también estaba llena La Bodeguita de En Medio y algo decadente El Floridita de los daiquiris, e incluso en un chiringuito de la Marina Hemingway había comida y bebida para parar un tren. las cenas eran más caras que en New York (acababa de llegar de USA, vía Caracas, ya que no había posibilidad de volar desde EEUU)y lo más triste que viví, fue en una discoteca cerca del Hotel Comodoro, en la que había una explanada en la puerta, y ésta estaba repleta de chicas, que al ver llegar al turista, se abalanzaban sobre el mismo para que las metieras dentro. Eso sí, ellas pagaban la entrada, solo quería entrar, para ver si "pillaban" al alguien. me explico.
    Te puedo contar experiencias curiosas, como la de la tienda de Benetton en la playa, que es la primera tienda de ventas por metro cuadrado del mundo de la marca, eso sí, de bikinis y colaless.
    Si quieres te sigo contando.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es extraordinario el enterarse de los puntos perspectivos de un europeo, respecto de esa abominacion en que ha sido atrapada la isla caribe; duele aun mas, a traves de tus palabras, Chabela, constatar que uno nacio dentro de aquel experimento eslavo; la sensacion es mayuscula, luego de 17 anyos de libertad, lejos de aquello. Gracias por dedicarnos tiempo en tus reflexiones. [@napoleonlizardo]

    ResponderEliminar
  3. El sistema no me confirma recibo de comentario que hice. [@napoleonlizardo]

    ResponderEliminar
  4. yo estuve alli chavela ..y es cierto que para conseguir un champum tiene que ahorrar praticamente un mes y las mujeres teienen necesidades como compresas y tampax etc yo fui en el 2006
    lola

    ResponderEliminar
  5. Llegas al surrealismo cubano con tan sólo describir lo que vistes. Esa es la fuerza de tu relato. Y conectas esas vivencias con un lenguaje claro, directo y sin especulaciones. Caramba....que dejas a las gentes con la boca abierta pidiendo más!!! Enhorabuena!
    Eduardo Huerta

    ResponderEliminar
  6. Salí de Cuba en el 62, viví los fusilamientos (los cuales siguieron), expulsiones de sacerdotes y religiosas, ,profanaciones de iglesias, persecución a la religión, instauración de los CDR, las nacionalizaciones y confiscaciones, restricción de alimentos y productos de aseo en general, ya existía la libreta de racionamiento y escaseaban productos de primera necesidad. Existía un ambiente de temor muy grande y no se confiaba ni en los parientes, cualquiera iba a parar a la cárcel por una nimiedad, el chivateo se escribía con mayúscula. Sin embargo la Cuba que describes Chabela, es totalmente desconocida para mi, a través de tus ojos comprobamos la destrucción de lo material, de los servicios, y lo más triste, la moral. Cuba es una ruina y una sombra oscura de lo qué fue. Gracias por autorizarme a publicarlo en Cjaronu, gracias por éste documento.
    Maggie

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por vuestros comentarios. Trato de que todo lo que viví quede en algún sitio más que en mi memoria. Guardo notas que fui tomando en el viaje e intento plasmarlas en orden. Puede que no sea la Cuba que esperaba encontrar o que después de seis años haya cambiado incluso para peor, pero creo que es bueno recordarla así, cada uno con sus experiencias, para que todos sepan que existe otra realidad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. muy interesante los apuntes que das, son un poco mas transgresores de lo habitual, gracias por poner esto y que yo lo pueda leer...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Qué significa el color que elijo para mi casa.

PERSIGUIENDO HORMIGAS: OTRO INVIERNO LLUVIOSO.

Las 50 sombras de Grey. Crónica de un éxito.