Las 50 sombras de Grey. Crónica de un éxito.


Es la novela de moda entre las mujeres, aunque algún que otro hombre también confiesa haber leído las famosas 50 sombras de Grey, por simple curiosidad.

Escuché hablar de ella en mis clases de baile y no podía creerme el furor que creaba entre las chicas y menos chicas que allí nos juntamos. Era una histeria colectiva, un enganche, lo que en estas tierras conocemos como “una barbariá”, lo que provocaba la lectura de la dichosa novelita.


Como escritora aficionada y nunca reconocida, tengo que admitir que la sola mención del librito empezaba a darme grima, máxime al saber que se trataba de una novelilla medio erótica, pseudo-porno, con sus pinceladas de sado correspondientes.
 No es que esté en contra de ese tipo de literatura, cada uno lee lo que le apetece en cada momento, lo que sí estoy en contra es de que se le llame literatura. Poco más o menos lo que ocurre con las uniones gays y los matrimonios, lingüísticamente hablando, valga la redundancia.

El caso es que es una corriente que se extiende como la pólvora, la lectura de las 50 sombras de Grey. Las chicas y mujeres que conozco y desconozco se compran y se prestan la trilogía de las sombras y aseguran devorarla en días, sin poder pensar en otra cosa que no sea leer a todas horas. Es tal el éxito que está teniendo que se habla de que ya supera en venta a toda la serie de novela juvenil de Harry Potter. ¿Cómo se puede llegar a dar tal pelotazo?



Ayer mismo, en un programa de la radio, dedicaron la hora de participación del oyente íntegramente al fenómeno de Grey, sus sombras y los beneficios maritales que ha conllevado su lectura. Ponía el vello de punta oír los testimonios de las señoras de cincuenta en adelante. Yo, que soy persona de imaginármelo todo como si lo estuviera viviendo, lo pasé francamente mal.
Pero lo mejor venía de las opiniones de los caballeros sobre los encantos de Grey: Basaban su éxito en la cuenta bancaria del protagonista, en los regalos que el tal Grey le hace a Anastasia y en lo impresionable que solemos ser las féminas ante el lujo y el poder.




Lo cierto es que a mi pregunta lógica de ¿De qué va el libro de las 50 sombras de Grey? Las respuestas son variadas, pero casi todas comienzan por: Te pone… Y eso a mí me da que pensar en un poco de aburrimiento conyugal y rutina por parte de las lectoras casadas y un mucho de desconocimiento y curiosidad, por parte de las lectoras solteras. Pero claro, puede no ser más que una impresión.
El caso es que me he empezado a leer el libro porque no se puede hablar sin saber, ni decir que no me gusta sin probar el limón a bocados.



Y ahí estoy, por la página ochenta y tantos, aburrida como una ostra, con la impresión de “volver a los 17” con mis novelitas de Corín Tellado y Carlos de Santander, toda romántica, toda inverosímil y toda desquiciante, basada en el poder que el hombre ejerce sobre la chica inexperta al enamorarla.


Sufro por mi experimento una literatura simple y moña, escrita en presente y en la primera persona de los novatos y tan predecible como las novelas televisivas de mediodía. Pero resisto, intento llegar a leer las 50 sombras de Grey al completo (al menos el primer libro) (al menos hasta llegar a la parte donde “te pone…”) para así poder hablar con conocimiento de causa y propiedad, aunque me esté sentado como el comerme un limón a bocados.

Comentarios

  1. Hola Chabela: Sobre los libros de exito/bestseller te puedo decir que de los pocos que lei ninguno me llegó a entusiasmar, algunos no pude ni terminarlos, a mi este no me llama la atención.
    Yo me voy a aventurar a comrpar el de D.iñaqui, el Urdangarin, que acaban de publicar un par de periodistas, uno de ellos es el subidrector del periodico el Mundo, por lo visto el libro es una joyita.
    Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Hola Chabela con B, soy un hombre de 48 años, y como bien dices oí en mi trabajo, donde hay muchas mujeres, un clamor por tal libro, y justo - es buenísimo,es que te pone-. Dios! pensé, para eso está el pono, no?.
    Sorpresa llego a casa. Encima de la mesita un libro, "Cincuenta sombras de Grey" casi me parto de la risa. Mi mujer trabaja en un hospital, donde hay muuuuuuuuuuchas mujeres, y era otro clamor.
    Lo hojeo un poquito, hasta la página 92, primer episodio un poco caliente, luego en la 153 otro arreón. Bien como literatura erótica-porno debe de servir, y se lo comento a mi mujer que para eso está el porno.
    Sabes lo que ocurre, si hoy, aún en nuestra sociedad, comenta una mujer que se ha comprado una revista porno para leerla se le mira un poquito como así. Pero si lee un libro que es mas que leído en todo el planeta pues queda mejor, aunque lo lean para lo mismo.
    Si a una mujer le dices - toma esta revista porno y así te pones. como que te mira mal.
    Pero si le comentas -lee este libro y verás como te pone. cambia todo.
    Luego, está puesto todo el erotismo en boca de una mujer que es mucho más tierno, romántico, delicado. Desde ese punto es bonito y atractivo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Qué significa el color que elijo para mi casa.

PERSIGUIENDO HORMIGAS: OTRO INVIERNO LLUVIOSO.