Entradas

Mostrando entradas de 2013

Abelardo y su viuda. (Canelita X entrega)

Imagen
Todo parecía normal  hasta que, a los seis meses más o menos, ingresaron en el hospital a Abelardo con unas fiebres muy persistentes. - No podéis imaginaros cómo lloraba su mujer y cómo se desvivía por atenderlo. Lo lavaba, lo cambiaba de ropa, lo cuidaba. Ni siquiera dejaba que le dieran de comer las enfermeras, todo se lo hacía ella. - Lógico madre, si tenemos en cuenta que lo estaba envenenando. - Eso no se probó María Antonia. Y él sigue negándolo. Incluso la va a visitar a la cárcel. - La policía la detuvo en el hospital. Es verdad que nadie la vio poner el matarratas en la comida, pero era el tercer marido que se le enfermaba de aquella forma y ya había enterrado a los otros dos. En aquella época eran pocos los cadáveres que se exhumaban y tampoco se dijo si llegaron a hacerlo con sus otros dos finados, pero el caso es que vigilaban desde hacía tiempo a la maestra y no tardaron en descubrir el veneno escondido en su cocina. Luego vinieron los análisis y las comprobaciones y acabaron …

La Reciprocidad o el equilibrio del universo.

Imagen
La  reciprocidad es el pago justo que se da o que se espera ante un acto, un sentimiento o la falta de ambos. Es algo tan natural, que la mayoría de la gente piensa que constituye el verdadero equilibrio del universo, la verdad absoluta del bien y el mal que se complementan.
Por recíproco se entiende lo merecido, lo esperado, lo que es de ley. No hay nada más desesperante a no obtener la respuesta “debida” al gesto ofrecido o lanzado a la cara. La expresión “como perro al que le paran coche” adquiere su máxima expresión en esos casos.


La reciprocidad como respuesta humana es la contestación prevista en un diálogo constante y,  teniendo en cuenta que el ser humano es el único que presume de tener comunicación verbal y gestual clara, es algo así como lo más lógico de todas las cosas lógicas.
El problema aparece cuando simplemente no se da. Cuando uno ama y no es correspondido, cuando uno odia y no es correspondido, cuando uno provoca y no es correspondido, cuando uno da y no es correspondi…

Recreándonos en nuestra triste realidad.

Imagen
Es cierto que la situación económica de España no pasa por su mejor momento de la historia. Es más, estamos pasando por una de las mayores crisis de nuestra historia y tenemos el mayor índice de paro que se ha conocido nunca.
Cierto es que hay casos verdaderamente desesperados a lo largo y ancho de toda la piel de toro: Fraudes bancarios que han llevado a mucho padre de familia a la ruina, desempleo sangrante, pérdidas de viviendas, familias desahuciadas, pobreza inesperada y desesperante.




Es verdad, todo está muy mal, pero no es necesario que estemos constantemente recreándonos en nuestra triste realidad. Hablo en concreto de los programas de televisión. Es imposible ver un magazine en el que no aparezcan las tragedias diarias de cada familia que lo ha perdido todo, que ha tenido que abrir una casa vacía para ocuparla, que está viviendo de la caridad de los vecinos o de la iglesia, que está con sus hijos en la calle reclamando su derecho a una vida digna.

Es tarea y obligación de los…

Canelita y el chico de los botines negros

Imagen
Con el olor a pescado impregnándolo todo, era difícil concentrarse en los olores propios del postre del menú. Canelita tuvo que probar por dos veces el relleno de la tarta para asegurarse de que llevaba todos los ingredientes.
Aunque tenía la base preparada del día anterior, el secreto de una buena tarta de manzana radicaba en el flan que la cubría y en la mermelada que lo bañaba y en eso, precisamente, era en lo que se estaba esmerando en aquellos momentos.
- ¿Te ayudo a cortar manzanas? –preguntaba Daniela, mirándola sonriente. Canelita era consciente de que despertaba verdadera admiración en la camarera de los pechos altos pero, en ése instante preciso, no estaba por la labor de mantener con ella una de sus intrascendentes y vacías conversaciones de compañera.


- Ya están cortadas y bañándose en limón –respondió secamente.
- Eso se hace para que no se pongan negras ¿verdad?  - seguía intentándolo.
- Y desde cuándo te interesa a ti la repostería –preguntó sin responder.
- Bueno, se puede de…

La historia de Sebastián en Canelita o el Paso de Azúcar amarga (3)

Imagen
....Lee el principio del capítulo en la revista Spes Única  (pg.12) ...

De lo que hablamos es de la vida del pobre Sebastián: El hombre al que de chiquillo arroyó un tren y salió ileso. El hombre que asegura que desde aquel incidente puede ver lo que va a pasar antes de que pase. El hombre al que todos temen cuando fija la mirada.
- Seguramente el tren le dio un mal golpe en la cabeza –dijo Rufino con el chato a medio camino hacia los labios-, no cabe otra explicación. - Tú siempre tan incrédulo –continuó María Antonia-. Sin embargo yo he visto erizársele el vello al más escéptico  al comprobar cómo le acertaba el día y la hora en que su hijo nacería, cuando ni siquiera tenía esperanzas de ser padre. Es un hombre prodigioso. Según contaba, recibía una especie de impresión en blanco y negro de lo que iba a suceder, sin posibilidad de controlarlo a voluntad. - Lógico teniendo en cuenta que cuando lo cogió el tren no había sino televisión en blanco y negro. - ¡Cállate de una vez, Rufino! –cor…

El misterio del silencio

Imagen
El silencio es el silencio, no es más. Intentar buscarle el significado a una respuesta que no llega pasa por ser una absoluta pérdida de tiempo. En términos personales resulta la forma de libertad más completa, el derecho que todo ser humano tiene a no pronunciarse sobre algo que, o bien no es de su interés, o bién tendría una respuesta de consecuencias impredecibles, que prefiere no producir. Mientras que el silencio impuesto se precibe como una forma de tortura, el silencio voluntario puede a la vez ser una losa de un peso indescriptible, o una basa de poder ante la provocación. Dicen los expertos en el control fonético, que no existe placer más grande como el de dejar una respuesta por dar. Al parecer, la sensación de desconcierto del que la espera es como el fruto del paraiso, aunque nadie sabe a ciencia cierta a qué sabe el fruto del paraiso o, al menos, no ha vuelto para contarlo. Y tiene su lógica porque cuando alguien pregunta alg…

Canelita en la Spes Única: Entrega nº 2 / Enero

Imagen