Te saludo, mi invitado.

Bienvenido al lugar. Pasa sin llamar. No hay grandes descubrimientos, en lo sencillo está casi siempre la sabiduría, aunque no es éste el caso.


Siéntate donde puedas y mira pasar la vida desde una ventana del sur. Todo parece diferente cuando se lee a media voz, ante una copa de vino. Aunque puedes gritar si quieres, la libertad es un don preciado y un signo de salud.

Permítete brindar por ella: ¡ por tu salud!

jueves, 4 de diciembre de 2014

A mis Treinta y Quince.

Haciendo balance de mis treinta y quince, veo que tanto lo ganado como lo perdido ha sido necesario para ser quien soy. 
Es esta una etapa de mi vida en la que ya no temo decir lo que pienso ni me importan las reacciones que en los demás provoquen mis creencias, ya sean religiosas, políticas o morales.
Me siento libre de ir o no ir a los lugares esperados y lo único que me impide no estar donde se me espera, es la falta de tiempo, de dinero o de ganas.


He limado asperezas con el mundo. No guardo rencor, aunque tengo muy claro por dónde, por quién, o por qué no voy a volver a pasar.
He perdonado, más por mala memoria que por intención o capacidad, más por el amor que Dios me tiene que por el que yo le pueda tener al prójimo.
Tengo a mi lado a toda mi familia, siento que me quieren y que son mi raíz y la parte más alta de mis ramas. Tengo ausencias irreemplazables que me cuidan desde lo alto y me recuerdan que soy mortal y sólo tengo un tiempo para decirte que te quiero.






Tengo amigos, muchos más de los que merezco. Algunos ni siquiera saben que lo son y otros apenas lo recuerdan, pero ahí están, ocupando una parcelita de mi corazón.
Tengo enemigos? No lo sé, o no me acuerdo, ya antes dije que tengo mala memoria. Es posible, principalmente por lo que escribí al principio: No temo decir lo que pienso y me importan poco las reacciones que provoquen en los demás las cosas y las personas en las que creo.








Tengo a una persona especial, un compañero de viaje que está siempre y para todo y me soporta hasta cuando yo misma no me aguanto. Tengo tres alegrías que son mi vida, tres hijas que me hacen creer en el futuro y me convencen de perdurar a través del tiempo y el espacio.
Tengo una fe que me mantiene viva, una seguridad puesta en la vida eterna, hermanos que están y se les ve y un camino por delante que nunca estoy segura de poder o querer seguir.
Tengo amor, tengo vida y esperanza, tengo, vamos a ver... Como dijo el poeta, lo que tenía que tener.                                                            

                                                                 Chabela Ximenez.





3 comentarios:

  1. Me encanta la última foto. Queda de artista de Hollywood.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gusta mucho tu blog. Yo tengo uno donde opino sobre temas de actualidad, me gustaria que intercambiásemos enlaces. Yo ya te he añadido a mi Blogroll. Este es:

    http://deacuerdoqueno.blogspot.com/

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, me gusta mucho tu blog. Yo también tengo uno, donde analizo temas de actualidad, me gustaria que intercambiásemos enlaces. Ya te he añadido a mi Blogroll.

    Un saludo.

    ResponderEliminar